Evitar lesiones en el pádel

Las lesiones son más frecuentes de lo que se cree en este deporte, aparentemente inofensivo y que, quizás por esto o porque se juega sin buena forma física, o con una edad que aconseja cuidar mucho de ella, o porque se juega tomando unas cañitas o depués de la paella con tinto de verano… Y hay además razones inherentes a la propia mecánica del pádel:
– El peso inadecuado de la pala es una fuente importante de tendinitis, epicondilitis y/o molestias en el antebrazo y muñeca.

– La repetición de diversos movimientos sin la adecuada preparación física puede producir molestias en el hombro por tendinitis del manguito de los rotadores (un grupo de tendones que originan diversos movimientos del brazo).

– Los giros bruscos de la rodilla pueden producir lesiones de los ligamentos laterales, de los meniscos e incluso de los ligamentos cruzados.

– Las arrancadas para coger una bola lejana pueden provocar tendinitis y hasta roturas del tendón de Aquiles.

Como decíamos antes, un buen calentamiento puede prevenir un elevado porcentaje de estas lesiones, aunque nunca se está exento de ellas. Otra forma de evitar lesiones es depurando, en la medida de lo posible, la técnica de golpeo. La repetición de un gesto puede producir lesiones en los tendones y en los músculos y por eso cuanto mejor sea ese gesto menos probabilidades de aparición de estos problemas.

La hidratación también es muy importante, se ha demostrado que la pérdida del 4% de líquidos supone un descenso del 40% del rendimiento deportivo, además de aumentar el riesgo de lesiones musculares y tendinosas. Este aspecto hay que tenerlo muy en cuenta en épocas de calor y también cuando la temperatura es baja, ya que aunque no nos demos cuenta sudamos y podemos perder gran cantidad de líquidos y sales minerales. Estos nutrientes deben reponerse mientras hacemos ejercicio a base de líquidos isotónicos. En condiciones normales es necesario beber alrededor de 2 litros de líquidos al día pero cuando se hace ejercicio y/o cuando hace calor es necesario incrementar esta cantidad.

(Fuente: José María Urraca Fernández)