RECUPERACIÓN TRAS LOS PARTIDOS

Recibo la visita de unos sobrinos que viven en Misiones . Posadas, tierras argentinas lindando con la selva amazónica. Me cuentan que en sus dormitorios se han colado serpientes y tarántulas, así que aquí duermen a pierna suelta. Y les hago de guía en el encuentro de casas regionales: migas de pastor con vino del Somontano, patatas al cabrales con sidrina, jamón de pata negra con manzanilla, morteruelo y cerrajo, chuletitas de cordero regadas con Ribera del Duero… Bueno, ellos quieren seguir, así que los aparco en la pulpeira de Melide. Para mis costumbres de anacoreta es demasié, así que enfilo solo el paseo marítimo, a pie, en dirección a Adormideras. De todas maneras, y en pequeñas dosis, he reverdecido la sensación de que en cualquier rincón de España reina una imaginación culinaria espectacular. Y se nos brinda cada año a un tiro de piedra. Besos a todos.