Rincón del padel… entrega nº 4.

Trucos profesionales que te harán mejorar el juego.En primer lugar, es fundamental que te sepas situar en la pista. La colocación es el factor clave y al que menos interés se suele prestar. Con los ojos puestos en los movimientos de la pelota, se quedan espacios abiertos, lo que duplica el esfuerzo y minimiza la técnica, por muy buena que ésta sea. Lo primero para establecer la colocación es diferenciar si estamos defendiendo o atacando. En el primer caso habrá que colocarse por detrás de la raya de saque y más cerca de la pared de fondo que de la raya; en el segundo, nos situaremos más cerca de la lateral, pero vigilando por si el contrario saca buscando el medio de la pista. Después de cada movimiento debemos colocarnos siempre en la posición inicial donde partimos. La colocación también dependerá de la capacidad física: si eres rápido puedes situarte más adelantado para volear más agresivamente, sabiendo que llegarás a rematar aunque tengas que retroceder más terreno; si eres más lento, colócate más atrasado, ganarás terreno al globo, pero deberás estar atento para atacar las voleas yendo a por ellas hacia la red.

La forma de sujetar la pala y de golpear la bola son otros factores claves. Para coger la pala utiliza la técnica de la Empuñadura Continental (con la pala perpendicular al suelo, la V que forma el dedo índice y pulgar ha de quedar en el centro) y a la hora de golpear acompaña la bola. Si sólo golpeas, ganas la mitad de profundidad. Olvídate de hacer punto a la primera, tienes que aguantar y fallar lo menos posible.

Durante el juego es importante que uses las paredes. Son muy efectivas puesto que no sólo te ayudan a esconder el golpe sino que, además, te da tiempo para pensar en la jugada y colocarte.

Si juegas en pareja, dominar la técnica del ‘limpiaparabrisas’ es básico para ganar. No puedes moverte individualmente sin tener en cuenta a tu compañero porque provocarás espacios libres que faciliten el tanto a tus contrincantes. Si tu compañero se mueve a un lateral para devolver la bola, tú debes moverte hacia el mismo lado manteniendo la distancia. Es decir, debéis coordinar vuestros movimientos a derecha e izquierda de la misma manera que lo hacen los limpiaparabrisas de un coche, buscando cubrir ante todo el golpe paralelo, que es el más inmediato, y pudiendo reaccionar mejor ante el golpe cruzado.

Y si tu compañero es zurdo, él se tiene que colocar a la derecha y tú a la izquierda. Te darás cuenta de que formáis la pareja perfecta porque ambos tendréis vuestra derecha en medio, lo que os permitirá ‘smashear’ con comodidad y cubrir todos los huecos.

Sugerencia para mejorar: si los golpes que eliges en cada situación te hacen ganar o al menos no te hacen perder puntos, lo que has de mejorar es la técnica. Pero si lo que estás haciendo no da resultado, será cuestión de cambiar la táctica.


¡Evita lesiones!
El pádel es un ejercicio aeróbico de resistencia, por ello, es muy importante, antes de comenzar, realizar un calentamiento general para evitar cualquier tipo de lesión. El objetivo es preparar al organismo para la realización de un esfuerzo intensivo, tanto a nivel muscular y articular como metabólico. Sólo 20 minutos que te evitarán tendinitis, sobrecargas y contracturas.El calentamiento se debe basar en la realización de movimientos articulares, estiramientos suaves y progresiones de velocidad, antes de entrar a la pista a calentar los golpes. Aunque tengas la impresión de estar cansado, es una sensación falsa. Notarás cómo mejoras la técnica y reducirás los fallos del principio causados, especialmente, por entrar frío al partido.

Durante el encuentro es importante que te mantengas continuamente hidratado, así evitarás calambres y entumecimientos.

Recuerda que al finalizar el partido o el entrenamiento, no debes frenar en seco. Una caminata de unos 5 minutos te ayudará a relajarte poco a poco. Después, unos estiramientos y a descansar.

¡Cuidado con el codo de tenista! Es una de las lesiones más habituales entre los jugadores de pádel. Para evitarlo, unos consejos:
– Calienta y haz estiramientos graduales de la muñeca.
– Comienza los reveses desde el hombro.
– No coloques el pulgar detrás del mango de la raqueta.
– Dobla el brazo en los golpes frontales y en los remates.
– Presta especial atención a la ejecución correcta del golpe de revés.

Bibliografía: “Locos por el padel”.